lunes, 5 de enero de 2009

indignación



En estas horas tardías, leídas las primeras noticias de la mañana, mi mente y mi alma se llenan de indignación.

No es razonable que se mate en nombre de la Paz, sea cual sea la religión que se profese.