lunes, 30 de junio de 2008

se renta un Corazón...


...listo para ser ocupado, sin deposito en garantía, sin contrato...

Es confortable y, por supuesto, encontrarás en él amplitud de espacio para acomodar tus sentimientos. Hallarás en sus rincones: Alegrías, Sueños, Luces de Esperanza y Comprensión, mucha comprensión. Sus paredes están llenas de amor, cariño, respeto...

Te hará sentir como en tu hogar. La calidez de sus pisos te darán la seguridad de no resbalar y sus balcones te permitirán mirar hacia el alma amiga que siempre te acompañará.

Se renta un Corazón... por fuera se encuentra algo maltratado, posiblemente le falta alguna remodelación, resanar viejos sentimientos y cubrirlos con una nueva fachada, pero... ¿vivirás afuera o adentro?

Mal haría si no te dijera que también en él existen pequeños espacios oscuros, casi inaccesibles, que con el tiempo se llenaron de lágrimas, angustias, recuerdos... ahí quedaron como mudo testigo de las etapas que fueron cambiando este corazón que ahora te ofrezco.

Se renta un Corazón... que con el paso de los años y con el dolor de algunos adioses, se cuartearon sus paredes y su pintura se ha ido desgastando, por el mal uso que algunas personas le dieron en el pasado.

Sin embargo, los cimientos, los principios para lo cuales fue creado, siguen firmes, la esencia del alma se respira con tan solo entreabrir la puerta y la garantía de sentirte bien te puede hacer feliz... si te quedas con él