lunes, 13 de julio de 2009

separarAdos



Sabía que tomaba el paso equivocado pero su obstinación la hizo avanzar hacia lo imposible, hacia lo irremediable, hacia un futuro lleno de interrogantes.

Fueron tan solo 4 años, pero creyó haber vivido en el infierno y haberse casado con el mismísimo Satanás. Él era parco en palabras y más aún en gestos de cariño, gestos que ella añoraba.

Desde el mismo día de su boda, sus caminos se habían ido separando y cada vez estaban más lejos el uno del otro.

Un día, sin nada que frenara su paso, ella decidió volar. Lo vio desde lo alto, desolado y preguntándose en qué había fallado. Ella, simplemente, no pudo aguantar más.

Nunca se echaron de menos, pues su amor tal como nació…murió.