sábado, 17 de mayo de 2008

conciencia solidaria

Queridos Amigos,

Hoy quiero compartir con vosotros la carta que he recibido de una de mis mejores amigas, hoy en día aquejada de un fallo renal que la ata por tiempo indefinido a una máquina de diálisis.

Solo con la concienciación de todos nosotros ella y personas como ella podrán salvarse de esta situación y llevar una vida "normal".

Os agradezco vuestra ayuda y vuestra comprensión.

Un abrazo,

Lu Serrate



16 de mayo de 2008


Hola amigos,

Aunque veáis mucha letra os pido que no lo borréis pensando que es un tostón de historia de esas que te hacen recapacitar sobre la amistad y el amor, esta es una historia real: mi historia personal.

Como muchos o prácticamente todos vosotros sabéis estoy en tratamiento de diálisis desde hace un año por culpa de un fallo renal, este tratamiento es una manera de mantenernos con vida (ya que hace la función que deberían hacer los riñones) pero es un tratamiento muy agresivo para el cuerpo que siempre acaba dañando otros órganos y el cuerpo en general.
En teoría este es un paso hasta que se nos hace un trasplante de riñón, pues ese es el problema, que somos muchísimas las personas afectadas y pocos donantes, la única posibilidad que tenemos de poder hacer una vida normal es esperar que alguien fallezca y los familiares acepten el donar sus órganos, que personalmente me parece muy triste y lamentable para el año en el que vivimos, ya que como he escuchado miles de veces que “ya esta todo inventado” no me entra en la cabeza que todavía no hayan encontrado una solución a este problema. Yo no pido que se obligue a las personas a donar los órganos pero me gustaría concienciaros de que cualquier día os podría pasar a vosotros o algún familiar vuestro y si pudierais ahorrarle este sufrimiento lo haríais, pues es lo que intento yo, algunas veces me he planteado ir a un programa de radio o televisión para hablar sobre el tema pero no creo que me dejaran expresarme tal y como yo quisiera, porque pensad que detrás de todo esto hay motivos y razones obvias por las cuales a día de hoy no han encontrado una solución a este problema, entidades que salen beneficiadas porque las sesiones de diálisis suponen un coste de mucho dinero.

Veo muchas campañas en televisión de la DGT contra el exceso de velocidad (según ellos “velan por nuestra seguridad”, que suena bien eh?) aunque en realidad se estén forrando con las multas de los radares y luego las carreteras sigan estando en mal estado) y también veo campañas contra la Violencia de Género (con la que evidentemente todos estamos de acuerdo) pero no veo ninguna sobre la donación de órganos, quizás porque seamos una minoría, pues me gustaría que a esta minoría (que somos millones de personas) también se nos tenga en cuenta y hablen de nosotros e intenten ayudarnos.

Decidme, ¿no os parece injusto? Pues con este email estoy intentando empezar un movimiento para poner solución a este problema, en este mundo en el que parece que todo funciona mal (las leyes lo primero) voy a poner mi granito de arena para ayudar a muchísimas personas que están en mi situación, sin ir mas lejos tres de las personas a las que les he enviado este email están en mi misma situación, un chico de 30 años, otro de 21 y una chica de 19 y los tres llevan también mucho tiempo esperando, con la sensación de impotencia de ver que pasan los días, los meses, los años y nada avanza, pues yo no me voy a quedar de brazos cruzados, voy a aprovechar este medio maravilloso llamado Internet para poner en vuestro conocimiento estos hechos y si podéis ayudarme reenviándolo a vuestros contactos me haréis un favor, quiero que esto circule, que la gente se entere y se conciencie.

Pensad que donando vuestros órganos podéis salvar la vida a muchas personas enfermas en espera de un trasplante (corazón, hígado, bazo, las corneas, riñones, etc.), será una manera de que una parte de vosotros siga viva en el cuerpo de otra persona que os estará inmensamente agradecida y a vosotros no os cuesta nada.

Sabéis que todo lo que he escrito aquí es real, así que por el cariño y la amistad que me une a todos vosotros lo único que os pido es que reenviéis este email a cuanta mas gente mejor, seamos solidarios porque cualquier día os podría pasar a vosotros.

Muchas gracias, de corazón.

Carolina L.