domingo, 8 de agosto de 2010

perdónenme la confesión


Te perdono…

Te perdono por todas las noches que esperé que uno de tus besos me aliviara y uno de tus abrazos me rescatara.
Te perdono por todas las discusiones que empezaron con un sarcasmo y acabaron en cinismo.
Te perdono por todas las intolerancias que me impidieron avanzar y crecer a tu lado.
Te perdono por alejarme de los que creía que eran mis amigos.
Te perdono por abandonarme a mi propia suerte.

Y te doy las gracias…

Gracias porque al minar cada una de mis ilusiones las hiciste más reales y necesarias.
Gracias porque al no darme el apoyo necesario me hiciste in-dependiente.
Gracias porque al dejar que ganara 15 kg de peso me descubriste que el secreto de mi belleza no está en mi exterior.
Gracias porque al no engendrarme ningún hijo me ayudaste a valorar a los demás y guiar hacia ellos mi amor.
Gracias porque al intentar someterme me hiciste más fuerte y más valiente.
Gracias porque al proyectar tus miedos sobre mí me ayudaste a comprender que cada uno es responsable de su vida.
Gracias porque al intentar apartarme de mi camino me lo mostraste más claramente.

Te perdono y te doy las gracias por convertirme en la persona que soy.